Tres vidas en una

tres vidas en una escribiendo un abrazo
Share on Facebook9Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Una vez leí que el secreto de la felicidad se basa en vivir tres vidas en una. Está bien… quizás no lo ponía así de literal y quizás también a esas palabras les acompañaban un montón de investigaciones y estudios repletos de complicados y biensonantes términos que le otorgaban el rigor y el peso científico que mi pequeña frase no tiene. Pero, la esencia de todo aquello, lo que realmente quería decir ese pedacito de papel, era que, si teníamos la capacidad de integrar tres vidas en una sola, podríamos ser felices para siempre.

Detrás de esta interesante revelación se encontraba Martin SELIGMAN, uno de los principales impulsores de la psicología positiva. Tras más de 10 años de investigación, SELIGMAN se dio cuenta de que existían varios caminos para que una persona pudiera alcanzar la felicidad pero, a su vez, necesitaría de la integración de todos ellos para experimentar una verdadera feliz plenitud. Esos caminos eran tres: la vida placentera, la gratificante y la significativa, y la unión de todos ellos haría de nuestra existencia la más feliz de todas.

La vida placentera es la que basa su felicidad en todas aquellas situaciones y experiencias que nos permiten gozar y disfrutar. Se trata de vivir al máximo las sensaciones positivas y placenteras porque experimentarlas aumenta nuestro grado de satisfacción al instante y, a su vez, nos hace sentirnos mejor con nuestra vida. Pero este tipo de felicidad tiene sus inconvenientes como, por ejemplo, que es la más efímera de todas y que nos habituamos rápidamente a ella, por lo que cada vez necesitaremos estímulos mayores. Basar toda una vida en este tipo de felicidad no nos permitirá llegar a alcanzar una sensación de plenitud real.

Por otro lado tenemos la vida gratificante, donde llegamos a la felicidad a través de la pasión y el compromiso. Es un tipo de vida basada en nuestros talentos, fortalezas, virtudes y dones y en todas aquellas experiencias que nos permiten desarrollarnos y evolucionar. Esta felicidad se produce cuando actuamos en coherencia y conseguimos alinear nuestros pensamientos, sentimientos y actos. Una de sus características principales es que, cuando estamos disfrutando de la vida gratificante, el tiempo se detiene. Nuestra concentración es tan intensa y estamos tan centrados en la actividad que realizamos, que parece que todo lo demás desaparezca y sólo exista el momento presente. Potenciar este tipo de felicidad implica conocer nuestras fortalezas y construir una vida en la que podamos desarrollarlas al máximo.

Y, finalmente, tenemos la vida significativa, el camino preferido por todos aquellos que buscan alcanzar realmente la felicidad. Es el tipo de vida en el que sentimos que formamos parte de algo más, de lo que da sentido a nuestra existencia, de un propósito con el que nos comprometemos hasta lo más profundo de nuestra alma. Es una felicidad que perdura en el tiempo y que encamina toda nuestra vida y, su búsqueda, es la fuente más importante de satisfacción.

Pero, ¿por qué debemos integrar estos tres tipos de vida? ¿No podríamos simplemente elegir una de ellas y vivir de esa manera siempre? SELIGMAN descubrió que, aunque cada una de las vidas tenía su propio tipo de felicidad y sus caminos para alcanzarla, nunca se podría llegar a una verdadera plenitud si nos centrábamos sólo en una de ellas.

La base de la felicidad es, sin duda, la construcción de una vida con significado. Encontrar nuestro propósito y trabajar para hacerlo realidad es un requisito indispensable para vivir una felicidad auténtica. Para conseguirlo necesitaremos, sí o sí, nuestras fortalezas, así que con la vida gratificante nos comprometeremos en nuestro día a día a dedicarnos a ello con verdadera pasión. Y, finalmente, lo que hará de este camino una aventura feliz a cada paso que demos será la vida placentera. Disfrutar de todo lo bueno y saber sobreponerse y aprender de lo no tan bueno, nos mantendrá en una emoción positiva que hará de cada instante un estimulo vital para seguir trabajando para alcanzar la verdadera felicidad.

¿Crees que es este el secreto de la felicidad? ¿Te gustaría vivir estas tres vidas en una? 😉

Si quieres descubrir más sobre la felicidad, las tres vidas y la psicología positiva, no te pierdas esta interesante charla TED de Martin SELIGMAN.

Te escribo un gran abrazo,

Maria

El secreto de la felicidad se basa en vivir tres vidas en una Click Para Twittear

¡Si te ha gustado este abrazo escrito, descubre más en la categoría Felicidad y Motivación!

- - - - -

¿Quieres recibir los abrazos escritos en tu e-mail?

Y también disfrutarás de algunas sorpresitas más ;)

- - - - -

Share on Facebook9Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Uso de cookies

Este blog utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para su uso y aceptando la política de cookies.

ACEPTAR

¿Quieres recibir abrazos escritos directamente en tu e-mail?

x