A todos los valientes que tienen miedo

Valientes miedo
Share on Facebook350Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Este abrazo escrito es para ti, valiente, que tienes miedo. Es para todos los valientes que, como tú, quizás han olvidado la fuerza que guardan dentro.

El miedo tiene el poder de estancarte en algún oscuro lugar del que te quiere hacer creer que no podrás escapar jamás. Te paraliza con pensamientos negativos y te intenta llenar de sentimientos abatidos. Hace resonar más fuerte en ti todo aquello que le da poder y reduce a un susurro casi imperceptible los mensajes de apoyo y amor que puedas recibir. Esconde la motivación tras una neblina de dudas y quita importancia a los sueños que quieres cumplir para que creas que no vale la pena seguir. Te anima a interiorizar el famoso refrán “más vale malo conocido que bueno por conocer” y, si se lo permites, puede llegar a convencerte de verdad de que la mejor opción que tienes es asustarte más y más. Pero lo que el miedo no sabe es que, sin él, no existirían los valientes.

Vivir es sólo apto para valientes. Por eso, si estás aquí, es porque puedes superarlo todo, incluso el miedo más grande que puedas tener. No dudes nunca de tu valiente capacidad. Y recuerda que tener miedo es normal. No serás menos valiente por sentirlo, por estar paralizado por él, sino al contrario. Cuanto mayor sea tu miedo, más grande será tu espíritu de superación y es ahí donde residirá verdaderamente tu valentía.

Superar el miedo es como entrar en un frío mar. Puedes armarte de valor y, de un salto, zambullirte en él o puedes acercarte poco a poco, mojando primero un pie para acostumbrarlo al agua helada hasta que te sientas lo suficientemente adaptado y confiado como para dar el siguiente paso y poner el otro pie. De un salto, el difícil momento pasará más rápido y sólo necesitarás un subidón de valentía para no pensártelo más y meterte de lleno a ello. Esa misma chispa hará que tu cuerpo resista el contraste con el frío del mar. El primer impacto será duro pero rápidamente te acostumbrarás y, una vez dentro, ya estarás trabajando para superar tu miedo. Por el contrario, entrando poco a poco, le darás tiempo a tu cuerpo a adaptarse y a asimilar lo que está pasando, aunque cada nueva ola puede hacer estremecer de frío tu piel. Realizar este camino lentamente te regalará la oportunidad de creer en ti más y más y de ir superando los contratiempos paso a paso. Aunque también es verdad que pueden asaltarte más dudas y que incluso puedes arrepentirte y echarte atrás, a pesar de que tengas que deshacer el camino hecho y alejarte de todo lo que ya habías conseguido. Resiste, date tiempo, porque lo lograrás.

Elijas la zambullida que elijas, lo más importante es que cumplas tu objetivo de vencer tu miedo. Una vez estés metido en ese oscuro y asustadizo mar, verás que no era para tanto y que incluso puedes disfrutar de un fresquito baño. Cuando llegue ese momento, habrás superado tu miedo. Te sentirás tremendamente libre en un agua que antes apenas podías mirar y seguirás adelante realizando grandes brazadas a través de las olas. Estarás alejando de ti todo aquello que antes te detenía y que nunca volverá a encoger tu corazón.

Y sí, siempre aparecerán nuevos miedos, nuevos mares que conquistar, pero, en este caso, la experiencia es un grado y cuantos más retos conquistes, cuantos más miedos superes, más fuerte serás ante ellos y más valiente sabrás que eres. Porque es el miedo el que nos convierte en verdaderos valientes y, sin él, no podríamos conseguir nuevos objetivos, ni descubrir caminos distintos, ni aprender de lo desconocido, ni soñar grande, ni lograr lo imposible.

Gracias, miedo, por convertirnos en valientes. Sentirte nos da la fuerza suficiente para superarte, para impedirte que nos detengas y para conseguir aquello que más deseamos.

Recuerda, valiente, puedes tener miedo, ¡debes tenerlo! Pero no olvides también que tu capacidad de superarlo siempre será mayor al tamaño de la gran hazaña que tengas por delante. Porque puedes conseguirlo todo, lo sé, y si alguna vez dudas de ello, estaré aquí para recordártelo. Cuenta conmigo.

Te escribo un gran abrazo valiente,

Maria

Recuerda, valiente, que puedes tener miedo y que podrás superarlo siempre Click Para Twittear

¡Si te ha gustado este abrazo escrito, descubre más en la categoría Motivación!

- - - - -

¿Quieres recibir los abrazos escritos en tu e-mail?

Y también disfrutarás de algunas sorpresitas más ;)

- - - - -

Share on Facebook350Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

10 comentarios sobre “A todos los valientes que tienen miedo

  1. ¡Hola, Maria!

    Siempre pensé que era mejor no tener miedo, pero después de leer tu artículo, me doy cuenta de que el valiente no es el que no tiene miedo, sino el que es capaz de superarlo y seguir adelante. A partir de ahora ya me preocuparé tanto de tener miedo o no, sino de centrarme en mis objetivos y procurar que este no me paralice.
    Muchas gracias por otro gran artículo.
    Es escribo un gran abrazo,
    Marc

    PD: por cierto, una foto muy muy chula!!

    • ¡Muchas gracias por estas palabras tan bonitas! Me alegro mucho de que el abrazo escrito de hoy te anime a despreocuparte del miedo y a seguir adelante centrándote en tus objetivos. ¡Seguro que conseguirás todo lo que te propones! 😀

      ¡Un abrazo grandote, grandote!

      P.D.: La foto es muuuy chuli porque sale el modelo más guapo del mundo mundial 😛 😉

  2. El artículo de hoy está lleno de sabiduría infinita, la vida siempre nos pone delante de situaciones apropiadas para sacar la valentía de superarlas. Cuando tienes un sueño siempre va acompañado de sus respectivos miedos, pero tenemos que entender que ellos son los que nos ayudan a diseñar el resultado final, en definitiva es una herramienta más para lograr nuestro sueño. Gracias Maria me ha gustado mucho este artículo y la foto mmm se parece mucho a alguien de mi familia!!!!! Un abrazo enorme!!!!

    • ¡Aiii, muuuchas gracias! Me alegro mucho de que te haya gustado el artículo 😉 Y, ¡qué reflexión más bonita has compartido con todos nosotros! ¿Vamos a por los sueños sin que nos detengan los miedos?

      Siiii, el modelo de la foto de hoy es muy familiar 😛

      ¡Un abrazo graaande!

  3. Las palabras nos ayudan a saber acerca de la persona y tal vez como se sienta pero hoy en día preferimos escondernos tras una máscara donde no solo escondemos lo que sentimos sino también lo que somos realmente. Muchas gracias por tus palabras he entendido y sobre todo aprendido a ser libre.

    • Aiii, Santiago, ¡qué bonito! ¡Muchísimas gracias a ti! Recibir mensajes como el tuyo me hace muy feliz 😀

      Disfruta mucho de tu libertad y camina valiente por la vida, porque no hay miedo que no puedas superar, ni sueño que no puedas conquistar 😉 Muéstrate como realmente eres porque seguro que eres un gran regalo para las personas que te rodean.

      ¡Te escribo un gran abrazo!

  4. Hola a veces no es miedo en si son obligaciones que aunque no te gusten y no puedas con ellas hay que hacerlas y no encuentras salida entre la responsabilidad y culpabilidad no es fácil pero gracias

    • ¡Hola, Dana!

      Tienes toda la razón, a veces las responsabilidades nos obligan a seguir un camino diferente al que teníamos planeado y retomar nuestro objetivo se hace más difícil. En este abrazo escrito quería compartir la idea de que tener miedo no nos hace menos valientes, sino al contrario, y que este sentimiento no debería detenernos si es él el que nos impide conseguir lo que nos hemos propuesto. Pero es verdad que, en algunas ocasiones, seguir un camino u otro no depende del miedo que sintamos o de la valentía que tengamos. Creo que lo importante es tener claro por qué estamos haciendo lo que hacemos y si el motivo tiene el peso suficiente como para animarnos a seguir adelante, seguro que todo saldrá bien, aunque a veces sea un poco más difícil.

      ¡Muchas gracias por tu comentario y por pasarte por aquí!

      Un abrazo enorme 😉

Deja un comentario

Uso de cookies

Este blog utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para su uso y aceptando la política de cookies.

ACEPTAR

¿Quieres recibir abrazos escritos directamente en tu e-mail?

x