Seguir soñando

seguir sonando
Share on Facebook31Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

De pequeña pensaba que los sueños sólo eran esa mágica aventura que vivía mientras dormía. Pero algunos años después aprendí que también podía soñar despierta y me di cuenta de que así su magia era aún mayor.

Descubrir que no hacía falta cerrar los ojos para imaginar, sentir y vivir aquello que más deseaba me abrió un mundo de posibilidades increíblemente bonito. Quizás en el momento presente mi realidad era aburrida como, por ejemplo, en mitad de una clase de lengua en el colegio pero, entre lección y lección, podía imaginar qué quería hacer de verdad, dónde me gustaría estar y con quién lo compartiría.

Este gran descubrimiento hizo que los sueños fueran ocupando una parte cada vez más importante de mi vida. En ellos todo era posible, por muy difícil, lejano o grande que fuese. Siempre había espacio para todo. Y lo mejor es que su magia no acababa ahí, sino que también ¡podía hacer los sueños realidad! Soñar en grande me ayudaba a descubrir lo que verdaderamente quería conseguir. No había límites, así que podía proponerme la hazaña más épica de todas y poner todo de mi parte para hacerla posible. Cuando conseguía cumplir un sueño, aunque fuese el más pequeño de todos, no podía sentirme más feliz y ese gran sentimiento me animaba a soñar más y más.

Pero con el paso del tiempo, dejé que el día a día, las responsabilidades, el estrés y, en definitiva, el “crecer”, apartasen de mi vida poco a poco esos sueños que había construido con tanto cariño y esmero. ¡Y lo peor de todo es que no los substituí por unos nuevos y maduros sueños! Simplemente me permití arrinconarlos y, sin querer, me fui olvidando de ellos. ¿Seguía soñando? Sí… De vez en cuando. Pero ya no eran esos sueños inspirados sino más bien objetivos muy realistas que, si los conseguía, cambiarían un pelín la situación actual que vivía. ¿Quién no ha deseado que el despertador no suene todavía? ¿Quién no ha imaginado que desaparecía el enorme atasco? ¿Quién no ha fantaseado con tener una jefa más agradable y menos chillona? Así eran mis sueños, pensamientos aturullados que buscaban una respuesta rápida y eficaz a una realidad algo desalentadora. Alguna vez, una pequeña chispa se encendía dentro de mí y aparecía un gran sueño por cumplir, de esos que hacen latir más rápido el corazón y que al instante dibujan una enorme sonrisa. Era un sueño motivador que me recordaba lo que deseaba desde lo más profundo de mi ser, pero no tardaba mucho en aparecer alguna idea racional que terminaba por convencerme de que no era el momento, que tenía otras preocupaciones encima y que debía centrarme en lo “verdaderamente importante”.

Además, miraba a mi alrededor y no conseguía encontrar grandes soñadores. Puede que a las personas con las que me cruzaba también se les despertase de vez en cuando en su interior esa chispita soñadora, pero su luz seguramente duraba poquito porque seguían con sus caras largas y su pesado caminar. Así que poco a poco fui creyendo que se me había pasado el tiempo de soñar. ¿No es lo que les pasaba a todos? Quizás era uno de los primeros síntomas de madurar… Quizás con los años ya no se podía soñar… Seguramente ya me había hecho mayor y la vida tremendamente ocupada que tenía no me permitiría seguir haciéndolo más.

En fin, decidí resignarme y continuar adelante sin soñar.

Pero, por suerte, el corazón es muy sabio y cuanto más intentaba olvidar mis sueños, más rápido los hacía reaparecer. Así que, resignada como estaba, intentaba convencerme con argumentos del estilo “eres mayor para estas cosas”, “ahora ya es demasiado tarde”, “es imposible que lo consigas”, “no vale la pena intentarlo”… y así apartarlos nuevamente. Pero no podía con ellos, ahí seguían mis sueños, tan firmes en mi corazón como el primer día. Quería ir a por ellos pero un montón de peros me impedía hacerlo. Al final, lo único que lograba con todo ese batiburrillo era sentirme mal. Mal por ir en contra de lo que de verdad sentía y quería. Mal por dejar de hacer lo que se supone que debía hacer.

Sabía que me encontraba en una encrucijada en la que debía decidir, pero tenía miedo de no poder tomar el camino que quería elegir por ya no ser aquella persona que construyó paso a paso todos mis sueños. Los había apartado y había renunciado a ellos en un montón de ocasiones. Dudaba al pensar que, al elegir el camino de los sueños, quizás realmente ya era demasiado tarde y no podría conseguirlos nunca más. Me había ganado un rapapolvo por parte de mis sueños y entendería perfectamente que ya no quisieran que fuera yo quien los cumpliese o que tuvieran un montón de condiciones para que todo pudiera volver a ser como antes. Pero, ¿sabes qué tipo de sueños pone condiciones? ¡Ninguno! Nunca serás demasiado mayor para cumplir sueños, ni demasiado joven. Tampoco es demasiado tarde, ni tendrías que esperar mucho. No importa si hace tiempo que no sueñas, ni si te habías despistado y te habías olvidado de ellos. ¡Son tus sueños! ¡Y eres la persona perfecta para cumplirlos! Ellos te están esperando, pase lo que pase, para que los hagas realidad. Sólo debes creer en ti e ir a por ellos sin dudar.

Y así lo hice. Cuando comprendí esto tomé el camino de los sueños y decidí convertirme en una auténtica soñadora, poniendo lo mejor de mí en cada paso que doy para hacerlos realidad. Y poco a poco, paso a paso, voy cumpliendo mis sueños, como cuando estoy aquí, contigo, compartiendo un abrazo escrito.

¿Qué sueño quieres hacer realidad?

¡Gracias por formar parte de este sueño!

Te escribo un gran abrazo,

Maria

¡Eres la persona perfecta para cumplir tus sueños! Click Para Twittear

¡Si te ha gustado este abrazo escrito, descubre más en la categoría Motivación!

- - - - -

¿Quieres recibir los abrazos escritos en tu e-mail?

Y también disfrutarás de algunas sorpresitas más ;)

- - - - -

Share on Facebook31Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

10 comentarios sobre “Seguir soñando

    • ¡Hola, Maria J! 😀

      ¡Es genial que tengas tantos sueños! Seguro que podrás hacerlos todos realidad 😉 ¡Sigue tu corazón y a por ellos!

      ¡Muchas gracias por tu comentario!

      Abrazo grande 😀

  1. Hola Maria, soñar es un Arte, grácias por recordárnoslo. Nuestra sociedad tecnológica tiene tendencia al racionalismo, pero no olvidemos que los grandes creadores tecnológicos, también soñaron sus sueños, avanzar en este campo.
    Soñar es la puerta a nuestra evolución.
    Grácias por tus abrazos escritos.

    Maria

    • ¡Hola, Maria!

      ¡Muuuchas gracias por este comentario tan bonito! Me encanta la idea de que soñar es la puerta de nuestra evolución 😀 ¡Soñemos en grande y evolucionemos juntos!

      ¡Un abrazo enorme y lleno de sueños!

  2. ¡Hola, Maria!
    Un gran artículo, como siempre :) Me he sentido identificado cuando has dicho que a veces podemos dejar que el día a día nos vaya alejando de nuestros sueños, y que creamos que es normal porque a la mayoría de nuestro entorno parece pasarle lo mismo.
    Sin embargo, creo que tienes mucha razón y que nuestros sueños siempre están ahí esperando a que nos decidamos a cumplirlos.
    Te agradezco mucho el artículo de hoy, pues a parte de estar muy bien expresado, das un toque de motivación para que nos pongamos otra vez las pilas y camines hacia lo que realmente queremos.
    Espero que cumplas todos tus sueños y que nunca dejes de soñar.

    Te escribo un gran abrazo lleno de sueños 😉
    Marc

    • Oooooh, ¡muchísimas gracias, Marc!

      Me hace mucha ilu que te haya gustado el artículo de hoy y saber que te ha motivado para seguir tus sueños y conseguir aquello que realmente quieres me hace muy feliz 😀

      Sueña mucho y sueña grande, porque estoy segura de que todos tus sueños se harán realidad 😉

      Gracias por este comentario tan bonito y por todos tus buenos deseos :)

      ¡Ahí va otro gran abrazo lleno de sueños!

      Maria

  3. Hola Maria, que hermoso artículo!!! Los sueños son los únicos que pueden indicarnos el buen camino; siguiéndolos, cumpliéndolos y viviendolos son los que nos llevan a una realidad de vida llena de satisfacción y Felicidad. Poder cumplir sueños es uno de los privilegios del ser humano, aprovechémoslo!!!!

    • ¡Hola, Claudia!

      Muuuchas gracias por tu comentario 😀 Estoy totalmente de acuerdo contigo de que soñar es uno de los privilegios del ser humano y deberíamos aprovecharlo más, así que… ¡A por todos nuestros sueños!

      ¡Un gran abrazo!

      Maria

  4. Hola María
    Realmente me gusto, siempre hemos tenido mucho sueños, pero pocos lo llegamos a realizar, pero bueno nunca es tarde para empezar, Gracias por recordarnos que si se puede, recibe un gran abrazo.
    Javier

    • ¡Hola, Javier!

      ¡Muchas gracias por compartir tu comentario! Me alegro mucho de que te haya gustado este abrazo escrito y me hace muchísima ilusión que te haya recordado que sí que se puede ir a por los sueños 😀 ¡Espero que los cumplas todos! 😉

      Un abrazo grande,

      Maria

Deja un comentario

Uso de cookies

Este blog utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para su uso y aceptando la política de cookies.

ACEPTAR

¿Quieres recibir abrazos escritos directamente en tu e-mail?

x