El reloj maestro del cuerpo es el corazón

reloj maestro corazon
Share on Facebook95Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Hace unos cuantos años, leí una de esas entrevistas que transmiten una idea tan increíble que te animan a guardarlas para siempre. Recuerdo que era un típico lunes muy lunes cuando me crucé con La Contra de La Vanguardia mientras desayunaba. No soy muy fan de leer las noticias ni de comprobar qué ha pasado en el mundo a través de diarios, noticieros y otros sistemas parecidos (prefiero convertirme en una buscadora autónoma de la información que necesito y crear mi propio punto de vista), pero esta sección me gusta mucho, sobre todo por dar a conocer personas, historias y proyectos de esos que hacen girar el mundo. Así que, cuando se me cruza La Contra por delante, no dudo en leerla y conocer su nuevo protagonista. Ese lunes muy lunes era el Doctor en Física Patrick Drouot.

La entrevista está llena de un montón de conceptos muy interesantes y vale la pena descubrirlos todos, pero la idea increíble que guardo desde entonces es que el corazón es nuestro mayor reloj biocorporal.

Seguro que si tienes varios relojes en casa, te habrás fijado en que cada uno desplaza sus segundos de una manera particular y no terminan de marcar la misma hora. Quizás, si posees una gran habilidad temporal, puedas ajustarlos todos con gran precisión, pero existe una manera más sencilla de conseguir esta exacta hazaña. Resulta que, en una habitación llena de relojes, todos y cada uno de ellos terminan por sincronizarse con el reloj más grande, con el reloj maestro, ¡así de sorprendente como suena! Huygens, matemático, astrónomo y físico renacentista, fue el primero en percatarse de este curioso comportamiento que posteriormente la ciencia llamaría fenómeno de arrastre. Increíble, ¿verdad? Claro que la explicación científica a dicho fenómeno debe ser muy clara y concreta pero, como mis conocimientos en física son pequeñitos, pequeñitos, que los relojes de una misma habitación puedan sincronizarse con el más grande para mí es tan mágico como la electricidad o el movimiento de las olas.

Pues bien, después de descubrirnos el fenómeno de arrastre, Patrick Drouot nos presenta el reloj más grande de nuestro cuerpo, el corazón. Él es el punto de referencia para la sincronización de todos y cada uno de los elementos del cuerpo. El tic-tac cardíaco es el mensaje que envía a través de señales eléctricas que llegan al neocórtex y, de él, viaja a todo nuestro organismo.

Así que el corazón guía, en definitiva, a todo el cuerpo y lo invita a sincronizarse con él. Si nuestro corazón está contento, nuestro cuerpo también lo estará. Si, por el contrario, está triste, hasta el átomo más pequeñín lo notará. Y no es algo que el cerebro pueda cambiar, distraer u ocultar a través de sus pensamientos. Pase lo que pase, el corazón siempre tendrá la última palabra.

Después de leer tal revelación, la primera pregunta que me surgió fue: ¿cómo podemos enviar las señales adecuadas para que todo el cuerpo funcione bien y feliz? La clave, según Patrick Drouot, es la coherencia. “En ciencia, un sistema coherente es un sistema que consume poca energía para un máximo rendimiento”, explica el físico. Por lo tanto, un sistema incoherente consumirá un montón de energía para terminar obteniendo un rendimiento regulín-regulán. En la vida, cuando todo fluye, es fácil y parece que tenemos la suerte de nuestro lado, estamos en coherencia. Por el contrario, cuando cada paso que damos es aún más difícil que el anterior, cuando nos rodea la complejidad y estamos cansados y estresados, vivimos en incoherencia. Esto se ve reflejado directamente en las señales eléctricas que emite el corazón y, en consecuencia, se transmite a todo nuestro cuerpo.

Tristemente, la mayoría de personas vivimos entre señales muy irregulares. Pero, ¡no desesperes! Es más habitual de lo que puede parecer y tiene una bonita solución. El primer paso es ser conscientes de ello y luego, ¡a por todas! Si sentimos que no estamos en coherencia, podemos trabajar para estarlo. Y la mejor manera de conseguirlo es, cómo no, con amor. Llenar el corazón de todo lo bueno lo inundará instantáneamente de coherencia. Porque, al fin y al cabo, estamos hechos de puro amor.

Te escribo un abrazo,

Maria

Para vivir en coherencia debemos llenar de amor nuestro corazón Click Para Twittear

¡Si te ha gustado este abrazo escrito, descubre más en la categoría Amor!

- - - - -

¿Quieres recibir los abrazos escritos en tu e-mail?

Y también disfrutarás de algunas sorpresitas más ;)

- - - - -

Share on Facebook95Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

8 comentarios sobre “El reloj maestro del cuerpo es el corazón

  1. ¡Hola, Maria!

    Un artículo genial, me ha encantado. A mi también me parece sorprendente que todos los relojes se ajusten al ritmo del reloj más grande en una habitación, y que con el corazón pase lo mismo. Sin duda, una gran referencia a tener en cuenta cuando nos sintamos estresados y agobiados, ya que como bien dices, llenando nuestro corazón de amor podemos volver a estar en coherencia.

    Muchas gracias por compartir estas grandes lecciones con nosotros.

    Un gran abrazo,
    Marc

    • ¡Muchas gracias, Marc! 😀

      Es muy mágico, ¿verdad? Y aunque la ciencia pueda explicar el fenómeno de arrastre, igualmente sigue siendo realmente mágico 😛 Si no has leído La Contra a Patrick Drouot, te la recomiendo porque seguro que te gustará. Está llena de ideas para darles vueltas y vueltas y más vueltas y son tan increíbles como que el corazón es el reloj maestro de nuestro corazón.

      ¡Gracias por todos tus comentarios y tu apoyo, Marc!

      Un abrazo grandote 😉

  2. Ohhhhh es precioso este artículo, me parece increíble y a la vez muy “coherente” que si llenamos de Amor nuestro corazón el resultado sea absolutamente maravilloso!!!!! Gracias por este blog Maria, creo que llenas de Amor los corazones de quienes te seguimos!!!

    • ¡Oooooh, muchas gracias! ¡Qué ilu! 😀 Me alegro mucho de que te haya gustado el artículo 😉 Cuando leí la entrevista a Patrick Drouot me quedé alucinada con la magia de la vida. En realidad, son cosas muy sencillas pero que, hasta que no nos las explican, parece que pasen desapercibidas.

      ¡Aiii, gracias a vosotros por llenar mi corazón de tanto amor, apoyo y felicidad! 😀

      Un abrazo graaande 😉

  3. Hola María!
    Infinitas gracias por este artículo tan interesante y revelador que nos has regalado! Desconocía totalmente esa teoría de los relojes, es fascinante!
    Y que el corazón tiene el mismo mecanismo, que tiene el poder de “arrastrar” a todas las células con su estado, es decir sincronizar con ellas, es impresionante también! Supongo que eso nos da podría explicar por qué nos sentimos tan bien después de una meditación, el corazón se llena de amor y paz y luego sincroniza el resto del cuerpo. No sé si la ciencia podría aceptar esta comparación, pero la meditación también tiene un efecto sanador.
    Gracias, María, por abrirnos el horizonte en este aspecto y por animar a llenar el corazón con amor y felicidad!
    Gracias por tus abrazos escritos y por cada enseñanza que nos ofreces para seguir avanzando! Tienes una forma de escribir divina, se entiende fácilmente, es muy cercano y está escrito con humor! Me ha encantado todo lo que he leído de ti, gracias por compartir esa esencia que nos pones a disposición!
    Te mando un abrazooo llenito de bendiciones!

    • ¡Hola, Andrea!

      ¡Aiii, qué palabras más bonitas y cuánto cariño! ¡Muchísimas gracias! 😀 Me alegra que te haya gustado el artículo y el blog y me hace mucha ilusión saber que lees los abrazos escritos y te gustan tanto, ¡qué bien!

      Efectivamente, como muy bien dices, al meditar se produce esta bonita sincronización. Patrick Drouot investigó sobre ello y así lo comprobó. Lo que pasa es que se dió cuenta de que los efectos de la meditación no duraban mucho tiempo después de hacerla y buscaron una manera de prolongar sus beneficios para que el corazón siguiera en coherencia y, así también, todo el cuerpo. De este planteamiento surgió la reestructuración neurocardiovascular que Drouot trabaja a través de una melodía que reproduce en longitud de onda la tasa de variabilidad que necesita el corazón para vivir en estado de coherencia. ¡Una auténtica pasada! Además, cuanto más se trabaja para estar en coherencia, más fácil resulta estarlo porque termina siendo nuestro estado natural :) Y el secreto, como siempre, ¡es el amor!

      ¡Gracias por hacerme empezar el día con una gran sonrisa, Andrea! Me hace muy feliz saber que estás por aquí 😀

      ¡Te escribo un graaan abrazo!

  4. Me encanta que tu corazón sea tan grande y nos arrastre a todos con esta energía positiva, y nos ayude a vivir en total coherencia, algo por lo que me esfuerzo día a día y cada vez disfruto más.
    Un placer compartir tanto contigo Maria, eres puro amor!

    • ¡Hola, Sonia!

      Aiix, tus mensajes son auténticos abrazos escritos, ¡muchísimas gracias! Me alegro mucho de que te esfuerces por vivir en coherencia y me hace muy feliz saber que recibes tanta energía positiva desde Escribiendo un abrazo 😀

      ¡Gracias por todo tu cariño, Sonia!

      Que tengas un inicio de semana genial 😉

Deja un comentario

Uso de cookies

Este blog utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para su uso y aceptando la política de cookies.

ACEPTAR