Nada que perder

Nada que perder
Share on Facebook74Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

En ocasiones, nuestras circunstancias dan tantas vueltas que terminan por entrar en un torpe remolino que las lía entre ellas y crea grandes nudos. Ponemos todo nuestro empeño en deshacerlos pero, cuanto más lo intentamos, más grandes y complicados se vuelven y, al final, pesan tanto que nos da la sensación de que no podemos con ellos. Es entonces cuando empezamos a sentir que todo se pone en nuestra contra y que lo que hasta ahora era nuestra vida, se desmorona. El día a día es espeso, se nos atragantan las emociones y los sentimientos y cada nuevo hecho parece un ataque a favor de estos grandes y liados nudos. Las sonrisas son escasas y las buenas noticias también. Ya no disfrutamos para vivir sino que vivimos sufriendo y, en realidad, eso no es vivir, sino sobrevivir. Llegados a este punto, todo parece oscuro, destruido y en un pensamiento desesperado creemos que ya no tenemos nada más que perder.

Pero, en realidad, no tener es tener todas las posibilidades por delante. Al final de ese oscuro y destruido punto, cuando sentimos que hemos tocado fondo, tenemos la oportunidad de renacer y, como el ave fénix, abrir nuestras alas entre las cenizas, volar hasta lo más alto e inundarnos de luz otra vez. No tener es vacío con espacio para todo lo nuevo, para tomar decisiones, para ser libres, para elegir lo que verdaderamente queremos sin miedo a perder. No tener, al fin y al cabo, es tener.

Así que, si te encuentras en uno de estos momentos bajos, no olvides que tienes la posibilidad de todo y, a partir de ahora, puedes decidir qué quieres hacer y crear tu propio destino. No tienes por qué seguir el camino que te han dicho que debes seguir ni dejar de caminar por donde otros te han dicho que no puedes caminar. Esa decisión es tuya y sólo tú tienes el poder en tu vida de decir “por aquí”. Y no te preocupes por todo lo demás. Lo que deba acompañarte en esta nueva aventura encontrará la manera de hacerlo y, lo que no, dejará espacio suficiente para todas las nuevas experiencias que están por venir.

Confía en ti, decídete y da el primer paso hacia la vida que quieres vivir. Puedes guardar en la mochila un poquito de tu experiencia para aprender de los errores cometidos pero no dejes que estos limiten tus decisiones. Equivócate todas las veces que haga falta, cambia de rumbo cada vez que gire el viento, márcate nuevos objetivos, olvida todo aquello que te han dicho y llega más lejos de lo que nunca hubieras imaginado. Puedes guardar también un recuerdo de todo lo bueno vivido. Por muy difícil que sea la situación que estés viviendo, seguro que hay muchas pequeñas y grandes cosas que querrás que te acompañen para siempre. Elígelas con cariño y guárdalas en el bolsillo de la correa izquierda de tu mochila, que es la que pasa justo sobre tu corazón. Puedes guardar todo lo que quieras y dejar todo aquello que no necesites pero, sobre todo, no te olvides de dejar un gran espacio para esta nueva vida que empiezas. Es mejor no llenar la mochila con el peso de aquellos complicados nudos porque ya no hará falta que cargues con ellos. Poco a poco, y con el tiempo suficiente, terminaran por deshacerse y todas las circunstancias que tanto te preocupaban se irán solucionando.

Siempre serás libre de tomar decisiones y atrapar con fuerza las riendas de tu vida, sólo debes recordarlo, incluso cuando estés en mitad de un torpe remolino.

Porque cuando ya no hay nada que perder queda todo por vivir.

Te escribo un abrazo,

Maria

Porque cuando ya no hay nada que perder queda todo por vivir Click Para Twittear

¡Si te ha gustado este abrazo escrito, descubre más en las categorías Motivación y Desarrollo Personal!

- - - - -

¿Quieres recibir los abrazos escritos en tu e-mail?

Y también disfrutarás de algunas sorpresitas más ;)

- - - - -

Share on Facebook74Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

12 comentarios sobre “Nada que perder

  1. Maria!! Muy muy chulo el post y muy muy cierto. Me ha encantado la visión de ver esas situaciones difíciles como nada que perder. Gracias por ayudarnos a hacer nuestra vida más feliz.

    Un abrazo enorme :)

    Marc

    • ¡Qué ilusión que te haya gustado el post, Marc! ¡Muchas gracias! 😀 Espero que, si alguna vez te encuentras en una situación en la que parezca que ya no queda nada por perder, recuerdes que, en realidad, tienes todo por ganar y por vivir. ¡Un abrazo grandote, grandote! 😉

  2. Las experiencias y lo que nos inculcan de pequeños, son quizás, los miedos o muros que nos ponemos para no adentrarnos allá donde deseamos o sentimos. Nos da miedo soltar y avanzar porque pensamos que nada mejor habrá.
    Vacío, algo aparentemente sin importancia ¿verdad? ¿Qué seria de una vasija sin su parte interior? ¡nada! ese vacío es lo que le da sentido a ese recipiente.
    Muchas gracias por existir Maria y darnos la oportunidad de este “ESCRIBIENDO UN ABRAZO”
    Carpe Diem!!

    • ¡Qué sabias palabras, Alberto! ¡Muchas gracias por compartirlas con todos nosotros! El vacío, relacionado muchas veces con la nada, pero, en realidad, lo primero que necesitamos para que se produzca todo. Sin vacío no hay espacio y, sin espacio, no hay lugar para la vida. Así que, cuando tengamos la sensación de que ya no nos queda nada por perder tendremos por delante todo por vivir.

      ¡Gracias por tu comentario, Alberto! Espero verte a menudo por aquí 😉

      ¡Te escribo un abrazo enorme!

    • ¡Hola, María Jose!

      ¡Qué bonito! Me alegra muchísimo saber que este abrazo escrito llegó en el momento justo 😀 ¡Gracias por estar aquí y formar parte de ‘Escribiendo un abrazo’!

  3. Hola Maria, recibo este post y coincide con mi pensamiento de esta mañana camino al trabajo. ¿Donde está aquello que me motive? bailar, pintar, escribir, estudiar…..por ahora María a mis 52 años se que me encanta regalar sonrisas, dar abrazos, me resultaba inadmisible enfocarme en eso tan sencillo pero entonces pensé: bueno lo voy a profundizar, lo voy a hacer conscientemente, lo voy a completar con saber escuchar, saber callar, estoy segura de que nuevas conexiones en mi cerebro van a dar lugar a nuevas propuestas para mi y de mi para todos. Me suena loco, sencillo…..pero te voy a ir contando mi experiencia.

    • ¡Hola, Sandra!

      Qué ilusión que inicies un camino consciente hacia aquello que más te motive 😀 Seguro que encontrarás un montón de cosas que te llenarán a ti y a todos los que te rodean de felicidad 😉 ¡Me encantará ir conociendo tu experiencia! ¡Muchas gracias por compartirla con nosotros!

      ¡Te escribo un gran abrazo, Sandra!

      Maria

Deja un comentario

Uso de cookies

Este blog utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para su uso y aceptando la política de cookies.

ACEPTAR

¿Quieres recibir abrazos escritos directamente en tu e-mail?

x