Llorarlo todo

Llorar
Share on Facebook269Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Lo reconozco, soy una persona llorona. No una persona triste, debilucha, dramática o victimista. No. Soy llorona, con todos sus pros y sus contras. Y es que tengo una facilidad innata para que, en determinadas situaciones con un nivel de emotividad ligeramente algo más elevado del habitual, se me erice la piel, mi nariz se ponga roja, se me atragante un enorme nudo en la garganta y mis ojos vidriosos me impidan ver más allá cuando empiezan a llenarse de lágrimas. Lo reconozco, soy una llorona de las de verdad.

He coleccionado todo tipo de lágrimas: de las buenas, de las tristes, lágrimas de dolor, de desamor, de frustración y de decepción, lágrimas de alegría, de cariño, de despedida y de nostalgia, lágrimas de todo, por todo y para todo. Y lloro a mares en un sinfín de situaciones: mirando películas, dando abrazos, comiendo pastel de chocolate, en discusiones, cortando cebolla, riendo de un chiste malo, escuchando música, con la tristeza de los que quiero, leyendo un libro en el tren… Así que sí, lloro, y un montón, o quizás demasiado poco, no lo sé, supongo que depende del corazón con el que se mire y de la experiencia vital de cada uno de nosotros. Pero, tanto si mi nivel de llorera es exagerada como si no, seguiré coleccionando todas las lágrimas que la vida me traiga porque, para mí, llorar es algo bueno.

Siempre he tenido el presentimiento de que las lágrimas que no se lloran no desaparecen, sino que quedan guardadas para siempre en algún rincón de nuestro corazón. Así podemos permanecer algún tiempo, haciéndonos los fuertes, enfriando nuestras emociones y escondiendo en ese singular lugar aquello que no queremos llorar. Pero cuando llegamos a rellenar hasta el último huequito, las lágrimas allí guardadas terminan encontrando el camino para salir. Y una vez empiezan a brotar de nuestros ojos lagrimones retenidos, no hay manera de pararlos hasta que se escapan todos. Quizás ni nos lo esperamos, quizás ni sabemos por qué estamos llorando, pero sale de golpe y con ello, un huracán emocional construido y escondido quizás durante muchísimos años que pondrá patas arriba la cotidianidad de nuestra vida por no haberlo gestionado en su debido momento. Es por ello que creo que lo mejor es llorarlo todo cuando toca, sacar la angustia en forma de lágrimas y vaciar el dolor de nuestro corazón a través del agua. Así nos sentiremos más tranquilos y aliviados y podremos ocupar el espacio liberado con esa energía que necesitamos para seguir adelante.

Sé que es como un acto reflejo consolar a alguien que llora intentando cortar su llanto. Pero, ¿por qué no nos damos un buen abrazo y dejamos que salga todo lo que llevamos dentro? Y si llorar es lo que necesitamos, ¿por qué no nos ofrecemos esa oportunidad? Convertir las emociones en lágrimas demuestra una sensibilidad pura que, aunque todos poseemos, muchas veces nos esforzamos en esconder porque nos han dicho que eso es lo que tenemos que hacer. Parece que ser demasiado sensible es malo, que sólo sobreviven los “fuertes” y que lo único que nos aportan las lágrimas es debilidad. Pero, en realidad, es todo lo contrario. Llorar es de valientes, de corazones fuertes. Porque implica traspasar todas nuestras fronteras, porque nos exige mostrarnos vulnerables, porque pone a prueba nuestra capacidad de superación. En esa bonita sensibilidad es donde guardamos nuestra auténtica fortaleza. Así que gracias por tus sensibles lágrimas y por compartirlas valientemente con el mundo entero.

Recuerda que lo verdaderamente importante es vivir la vida con intensidad, a veces entre risas y otras veces entre lágrimas, pero siempre desde el corazón.

Te escribo un abrazo,

Maria

Llorar es de valientes, de corazones fuertes Click Para Twittear

¡Si te ha gustado este abrazo escrito, descubre más en la categoría Desarrollo Personal!

- - - - -

¿Quieres recibir los abrazos escritos en tu e-mail?

Y también disfrutarás de algunas sorpresitas más ;)

- - - - -

Share on Facebook269Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

6 comentarios sobre “Llorarlo todo

  1. Siempre he llorado mucho, y siempre me decian lo mismo.. no llores!! Mi padre hasta me reñia por llorar ( solo de recordarlo se me escapan las lagrimas) Gracias Maria por tus palabras porque muchas veces me siento fuera de lugat en este mundo por ser tan LLORONA

    • ¡Gracias a ti, Esther, por ese corazón tan enorme que tienes!

      Llorar no es nada malo, al contrario, nos permite gestionar emociones y asimilar situaciones. Además, no sólo lloramos cuando estamos tristes, sino que en muchas ocasiones expresamos una gran emoción a través de las lágrimas. Algunas personas no saben cómo reaccionar ante el llanto y creen que lo mejor es evitarlo, pero no todas las soluciones sirven de la misma manera para todo el mundo. Si lo que sientes es llorar, adelante, no pasa nada, está todo bien si lo que tu corazón te pide es eso 😉

      Te escribo un abrazo grande, graaande, Esther :) De llorona a llorona 😛

      ¡Gracias por estar siempre!

  2. ¡Hola, Maria!

    Tienes mucha razón al decir que llorar va bien para evitar que los sentimientos queden atrapados en nuestro interior. Es verdad que muchas veces la gente quiere que alguien que está llorando deje de hacerlo, pues seguramente se relaciona con el dolor, y se piensa que si se deja de llorar, el dolor cesa. Pero como bien dices, es mejor sacarlo y evitar que dicho dolor se quede dentro.
    Seguiré tu consejo y, a partir de ahora cuando vea a alguien llorar, no intentaré pararle, sino acompañarle.
    Gracias por compartir tu sabiduría con nosotros.
    Te escribo un fuerte abrazo,
    Marc

    • Oooooh, ¡qué bonito, Marc! ¡Muchas gracias por tus palabras!

      Si entre todos nos cuidamos y nos acompañamos en los buenos y en los malos momentos, juntos podremos superar cualquier contratiempo y conseguir todo aquello que nos propongamos 😀 ¡Estoy segura de que algún día llegará este momento!

      ¡GRACIAS por estar siempre y por todo tu apoyo!

      ¡Te escribo un graaaan abrazo y un montón de besos! 😉

  3. Llorar es lo único que hago últimamente desde que el que era el amor de mi vida me ha dejado diciendo que ya no esta enamorado. Llevábamos juntos los 10 años mas maravillosos de mi vida. Se ve que pare él igual no ha sido para tanto……………….siento un dolor en el estómago y una angustia. Es tan duro pasar por esto, tan triste y se sufre tanto. No se como voy a soportar mi vida a partir de ahora, porque no me concentro en el trabajo, no me entra la comida y apenas duermo. Par mi, lo mejor de mi vida era él, el mismo que me ha dicho que ya no me quiere y que hace tiempo lo viene pensando. Esta vida es muy injusta. Cuanta mala persona hay por ahí y resulta que su pareja l@s adora. Yo se que soy una gran persona y no entiendo como él, que fue quien me buscó a mi, quien me enamoró. Ahora me deja de esta forma, que fácil ha sido para el largarse y dejarme con mi dolor. Que triste que a quien ames tanto no le importe tu dolor.

    • Hola, Yomisma :)

      Siento mucho que estés viviendo un momento tan doloroso. Si tienes ganas de llorar, adelante, cuando el corazón está tan triste muchas veces necesita expresarse a través de las lágrimas. Aunque ahora no sea consuelo, el tiempo pone poco a poco todo en su lugar (no digo que lo cure todo, pero sí que nos ayuda a seguir adelante, por más que nos parezca imposible conseguirlo). Estoy segura de que eres una gran persona y el dolor que sientes o las acciones de los demás no deberían hacerte dudar nunca de ello. Todo ese amor que sientes muestra la capacidad de tu gran corazón y cada nuevo latido te irá haciendo más fuerte, aunque ahora quizás no lo sientas así.

      Date tiempo, llora lo que necesites y cuídate. Sé que con el tiempo la vida que hoy sientes tan injusta volverá a enamorarte con su magia y sus pequeños detalles :)

      Muchas gracias por tus palabras tan sinceras y por compartirlas con todos nosotros, ¡eres muy valiente!

      Te escribo un abrazo enorme, lleno de cariño y de ‘si me necesitas, cuenta conmigo’ 😉

Deja un comentario

Uso de cookies

Este blog utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para su uso y aceptando la política de cookies.

ACEPTAR

¿Quieres recibir abrazos escritos directamente en tu e-mail?

x