Las personas no son tóxicas

personas-toxicas
Share on Facebook42Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn1

“Un día, después de todo lo que había pasado, dejé de mirarte directamente a los ojos, desde donde me hablaba tu corazón, para poder verte en la distancia, desde donde me hablaban tus actos. Ese día me di cuenta de que, a pesar de todo lo bonito que guardabas dentro de ti, de lo bueno que habíamos vivido, tus circunstancias actuales y tu manera de afrontarlas te convertían en una persona inadecuada para mí (y seguramente yo para ti). Busqué mil maneras de arreglarlo pero no pude cambiarlo. Vivíamos en lugares diferentes aunque compartíamos el mismo perjudicial espacio y tiempo. Así que tuve que alejarme y, aunque hacerlo aún me duele, fue la mejor decisión que pude tomar para que cada uno pudiera seguir su camino adelante”.

Quiero creer, a pesar de los muchos posibles ejemplos que he conocido, que las personas no son tóxicas sino que, quizás, en algún momento y por algún motivo, se vuelven inadecuadas para nuestra vida.

Son muchos los artículos que circulan por la red sobre las personas tóxicas: quiénes son, cómo detectarlas, qué hay que hacer para alejarlas… Todos ellos describen un perfil de persona que seguramente existe pero siempre he pensado que, aunque lo ideal es que nuestra manera de actuar se corresponda con nuestra verdadera forma de ser, cuando nos sentimos perdidos y no sabemos qué hacer, podemos llegar a crear situaciones que nos perjudican y que afectan negativa y dolorosamente a los que nos rodean. Es por ello que quiero pensar que las personas tóxicas en realidad son corazones que se sienten muy, muuuy perdidos y luchan contra todo de cualquier manera para encontrar de nuevo su camino. Y esta pérdida tan profunda y esta lucha tan desesperada golpean duramente y arrasan con todo, sin coherencia, sin consideraciones y sin tregua. Así que adjudicar el adjetivo ‘tóxica’ a una persona que no puede ser realmente quien es, me parece una sentencia un tanto desmesurada cuando, posiblemente, no podamos terminar de entender su manera de actuar porque viene derivada de un sinfín de circunstancias que nunca llegaremos a conocer del todo.

No podemos comprenderlas porque ni ellas mismas son capaces de asimilar lo que les lleva a actuar así. Y es muy duro estar junto a alguien que se siente así y más aún cuando hay amor, porque esa amistad o relación nos impide ver las cosas como son y queremos seguir adelante, cueste lo que cueste y aunque nos cueste nuestro propio dolor. Es entonces cuando la adecuación de esa persona en nuestra vida se tambalea.

Pero me niego a pensar que simplemente se cruzó porque sí, para abrir nuevas heridas y poner el dedo en algunas llagas. Nuevamente, quiero pensar que estas personas llegan a nuestra vida por algún motivo. Seguramente deben enseñarnos una lección que tenemos que aprender y una vez asimilamos lo que necesitamos, es también nuestro trabajo ser conscientes de que debemos dejarlas ir. Si nos empeñamos en seguir juntos, cuando lo negativo suma más que lo positivo, cuando el sufrimiento está apagando todo lo bonito, lo único que conseguiremos será hacernos un daño irreparable que distanciará definitivamente nuestros corazones para siempre. Separarnos a tiempo es también darnos la oportunidad de guardar en nuestro corazón lo mejor que hayamos vivido. Y si esa despedida es con cariño y gratitud por lo enseñado y aprendido, mejor que mejor.

Las personas no son tóxicas. Por una serie de dolorosas circunstancias se han perdido tanto que no pueden llegar ni a reconocerse. Y eso es triste, muy triste. Cada mentira, cada palabra hiriente, cada pensamiento rebuscado, cada manipulación… es un acto autodañino que realizan expulsándolo hacia a fuera como un intento desesperado de pedir ayuda. Y sí, es una de las peores maneras de gritar auxilio. Y sí, el que recibe el impacto de todo ese caos sentirá un enorme dolor con el que todavía se hace más difícil comprender. Pero, precisamente por eso, si no está en nuestras manos ayudar a esa persona, ya sea porque no podamos o porque no se deja, debemos separar caminos y despedirnos con un abrazo lleno de cariño deseando que, algún día, cuando esté preparada, esa persona inadecuada encuentre a alguien que sí pueda ayudarla tanto como necesita. Así que si tienes la capacidad de ver ese grito de auxilio desesperado maquillado detrás de toda la incoherencia y te das cuenta de que no eres tú quien debe resolver esa situación, perdona y permítete seguir tu camino alejado del suyo. El perdón te liberará a ti, para que no cargues con lo que ya no necesitas cargar, y seguir tu camino evitará que cometas el error de aferrarte a alguien que te hace daño dejándola marchar también.

Y sé lo que cuesta, porque en nuestro corazón seguimos albergando la esperanza de que aquello que está roto pueda solucionarse. Y ponemos nuestro empeño en arreglarlo. Y seguimos buscando un porqué lo suficientemente rotundo como para podernos ir sin sentir que estamos abandonando, que no hemos hecho lo suficiente. Pero nunca llega ese motivo que tenga el peso necesario como para marcharnos. ¿Sabes por qué? Porque no depende de nosotros, sino de la otra parte. Si ya has hecho todo lo que estaba en tu mano y, si por ti fuese, ya estaría arreglado y no es así, es que ya no depende de ti. Y si es la otra persona la que no construye su lado del puente, será imposible arreglarlo, por muy firmes que sean los cimientos del tuyo, por mucho tiempo que lleves esperando. Siempre te quedarás a mitad de camino esperando la otra mitad de un puente que no está construido.

Sería genial que todos tuviéramos la madurez necesaria para, llegado el final, aceptar que se ha acabado, dejar de lado todo y despedirnos con un “gracias por lo que hemos vivido. De corazón, deseo que te vaya bien”. Porque decir adiós es también un acto de amor.

Y, ¿sabes qué pasa cuando dejas atrás a una de estas personas inadecuadas? Pues que la vida sigue y es incluso mejor. Ese espacio nuevo que has creado se llena de nuevas personas e incluso puede que algunas de ellas sean chocolate u otras lleguen a convertirse en verdaderos amigos pericardio. Y el espacio que has dejado en la vida de la otra persona también se llenará de aquello que más necesite en este complicado momento que está viviendo para que pueda continuar adelante.

Quizás algún día os volváis a encontrar y todo sea diferente, quizás entonces realmente estéis en el momento y el lugar adecuado para reprender esa relación tal y como os merecéis. Pero eso ya se verá. Lo importante ahora es el momento presente.

Date la oportunidad de seguir tu camino y ser feliz.

Te escribo un abrazo,

Maria

Porque decir adiós es también un acto de amor Click Para Twittear

¡Si te ha gustado este abrazo escrito, descubre más en la categoría Amor!

- - - - -

¿Quieres recibir los abrazos escritos en tu e-mail?

Y también disfrutarás de algunas sorpresitas más ;)

- - - - -

Share on Facebook42Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn1

6 comentarios sobre “Las personas no son tóxicas

  1. ¡Hola, Maria!
    Un fantástico abrazo para describir una situación que puede resultar muy compleja. Me gusta la idea de pensar que no hay personas tóxicas, sino que simplemente no comparten el mismo momento de vida que nosotros.
    Gracias por compartir estas profundas reflexiones con todos y para ayudarnos a ser un poco más sabios.
    Te escribo un gran abrazo,
    Marc 😀

    • ¡Muchas gracias, Marc! Me alegro de que tú también pienses que las personas no son tóxicas sino que no comparten el mismo momento de vida. Todo puede ser más adecuado o menos adecuado según se mire, pero no por eso debemos sentenciar a nadie ni adjudicarle un adjetivo tan perjudicial como ‘tóxica’. Cada uno vive su vida a su manera (y como puede) y, si alguien no es adecuado para nosotros, debemos ser lo suficientemente valientes como para seguir nuestro camino por separado. Quizás en algún otro momento, lugar y circunstancia todo sea más adecuado.

      ¡Muchas gracias por tu comentario! Saber que este abrazo escrito puede contribuir a entender mejor una situación que de por si ya es bastante compleja me alegra mucho :)

      ¡Te escribo un abrazo grandote, grandote!

      Maria 😉

  2. Hola María,

    Las personas no somos tóxicas completamente de acuerdo. Me parece una reivindicación necesaria, ahora que está en auge eso de la gente tóxica.

    En mi opinión, esas clasificaciones son muy volubles. Las personas nos comportamos de diferentes maneras pero no somos nuestros comportamientos.

    Como bien dices no podemos saber la profundidad del comportamiento de esas personas que se etiquetan de “tóxicas” (muchas veces no llegamos ni a entender los nuestros… jejeje) y creo que cuando nos comportamos de manera “tóxica” (que seguro que todos lo hemos hecho) es una manera de “demandar” amor y no sabemos hacerlo de otra manera.

    En la sociedad resulta más cómodo clasificar, etiquetar y juzgar (algo que nos separa) en vez de empatizar aunque no comprendas, observar, estar ahí o simplemente alejarse.

    Yo también pienso que las personas llegan a nuestras vidas por algún motivo. Para mí, cada persona con la que nos relacionamos en la vida tiene un para qué, no creo que sea aleatorio. En cada encuentro nos podemos observar reflejados.

    Gracias por poner este tema en la palestra, jejeje.

    ¡Abrazote!

    • ¡Hola, Begoña!

      ¡Qué alegría leerte! 😀 ¡Muchas gracias por tu comentario lleno de reflexiones y palabras sabias! 😉

      Sí que existe un auge de la idea de “gente tóxica” y, desde mi punto de vista, se trata de una manera de intentar entender y compartir un tipo de malas experiencias que más o menos todos hemos vivido. Pero, también, creo que es necesario profundizar un poco más y no quedarnos sólo con aquellos comportamientos “tóxicos” de otras personas que nos han perjudicado. Siempre hay mucho más y, a veces, no necesitamos entrar tan profundo para descubrir que, en realidad, esos comportamientos son reacciones más normales de lo que pensamos (aunque su expresión hacia el exterior sea dañina y dolorosa). Cuando pasamos por un mal momento tendemos a ser menos coherentes, más hirientes, menos conscientes, más nerviosos y un montón de más y menos más que nos perjudican pero, a su vez, también nos enseñan. Todos pasamos por ello y estaría genial poder usar nuestra propia experiencia para comprender un poco más a las personas que se encuentran en este tipo de situaciones. Y comprender no siempre es ayudar, a veces simplemente es seguir cada uno su camino pero entendiendo lo que hemos vivido, sin agregar más complicaciones a una situación complicada de por sí.

      Me ha gustado mucho la idea que compartes de que “en cada encuentro nos podemos observar reflejados” :) Si todos pudiéramos poner un poquito más de nuestra parte sin entender estas situaciones como algo totalmente independiente a nosotros, seguro que aprenderíamos más y mejor y nos ayudaríamos entre todos a crecer, juntos.

      ¡Gracias de nuevo por tu bonito comentario!

      Te escribo un gran abrazo, Begoña 😀

  3. Hola Maria,

    La compasión no es decir “hay pobre, que mal le va”, sino es sentir en lo mas profundo el amor y el respeto a ese ser que en ese momento, muchas veces sin nosotros saber porqué está tan distante de nosotros y no nos presta atención, o lo hace de manera inoportuna.

    La compasión es el amor más puro, es incondicional, no juzga, ni evalua, simplemente acepta que el otro sea diferente, o incluso bajo nuestra visión que se equivoque.

    Decir que una persona es tóxica es lo opuesto a verla con compasión.

    El derecho a ser como somos, a respetar nuestras singularidades y a apoyarnos en nuestro crecimiento.

    Gracias Maria por exponer un tema tan delicado como es el título, hoy de moda de la “gente tóxica”, es importante aclarar que todos caminamos hacia la felicidad, cada uno de nosotros de la mejor manera que sabemos.

    Lo más importante es compartir desde la autenticidad.

    Te escribo un gran abrazo!!!!

    Maria

    • ¡Hola, Maria!

      Muchas gracias por tu comentario y por compartir estas reflexiones con todos nosotros :) Me han gustado mucho las ideas de que “todos caminamos hacia la felicidad, cada uno de nosotros de la mejor manera que sabemos” y de que “lo más importante es compartir desde la autenticidad” 😉 Ojalá cada uno pueda ir encontrando el mejor de los caminos para alcanzar la felicidad 😀

      ¡Un abrazo grande!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este blog utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para su uso y aceptando la política de cookies.

ACEPTAR

¿Quieres recibir abrazos escritos directamente en tu e-mail?

x