Cuando lo has superado

cuando lo has superado

Cuando lo has superado haces como un clic. No sé exactamente qué es lo que ha cambiado pero hay algo nuevo que permite que alguna de las emociones, los pensamientos, las razones o las explicaciones que ya te habías dado, de repente, pase de estar fuera de lugar a encajar, como la última pieza de un puzle que siempre había estado allí. No sé porqué pero algo es diferente y … Seguir leyendo…

Una patata y la maldición del pensamiento limitador

pensamiento limitador

Desde hace algunos años, una maldición en forma de pensamiento limitador nos ha acompañado: “En casa, no sobreviven las plantas”. Y es que desde que creamos nuestro hogar con Marc, ni una de las plantas que había convivido con nosotros había conseguido disfrutar de la siguiente estación… Al principio, intentamos convencernos con un sinfín de argumentos del estilo “las plantas de invernadero no resisten los cambios” o “el clima es … Seguir leyendo…

Lo que de verdad importa

lo-que-de-verdad-importa

A veces siento que mi vida está desordenada. No es que esté rodeada de caos o que no me alcance el tiempo, incluso tampoco se trata de que no pueda organizarme para hacer todo lo que quiero. No es ese tipo de desorden que, en el fondo, tampoco me desbarajusta tanto (más que en algún que otro momento de colapso). Me refiero a algo más interno, más vital. Quizás exteriormente … Seguir leyendo…

El ojo bueno

el ojo bueno

Pues resulta que tengo el ojo bueno. No un bueno ojo, ese que te permite percibir las cosas tal y como son, sin trampa ni cartón. No. A mí me tocó el ojo bueno, el que ve la bondad de las personas por encima de todo. Y aunque es un buen ojo, porque me permite descubrir grandes corazones bajo primeras impresiones equivocadas y fachadas despistadas, de esas que intentan desviar … Seguir leyendo…

Los cambios necesarios

Los cambios necesarios

A veces me indigno profundamente cuando suceden situaciones muy duras. No importa si se trata de una vivencia personal o si la magnitud del suceso es universal. No consigo entender porqué el dolor, la injusticia, la violencia y todas las maldades de la caja de Pandora son necesarias en un mundo que podría funcionar a la perfección con amor. Lo hemos hecho en un sinfín de ocasiones, hemos vivido con … Seguir leyendo…

1 + 1 = 3

113 sinergia

De pequeña, era una de esas pocas niñas a las que les gustaban las matemáticas. Aunque nunca he sido un coquito, tenía cierta facilidad con ellas y me gustaba resolver problemas que siempre parecían tener una única y correcta solución. Por eso, cuando fui un poco más mayor y descubrí que 1+1 no era solamente 2, la estructura matemática de mi cerebro se tambaleó. Resulta que 1+1 puede ser también … Seguir leyendo…

La mejor manera de encontrar una aguja en un pajar

la mejor manera de encontrar una aguja en un pajar

Desde muy pequeña, la expresión ‘buscar una aguja en un pajar’ siempre me había parecido tremendamente agotadora. ¿Una sola aguja en todo un pajar? ¡Menuda locura encontrarla! No podía evitarlo pero cada vez que la escuchaba, me imaginaba buscando la aguja un día tras otro sin descanso mientras se escabullía por los pequeños espacios que quedaban entre cada uno de los montoncitos de paja. Debo reconocer, además, que soy una … Seguir leyendo…

Atrévete a probar lo viejo

atrevete a probar lo viejo

Puede que a lo largo de tu vida hayas tomado ciertas decisiones que te han marcado casi, casi para siempre. Y digo “casi, casi” porque, ante la rotundidad, me gusta dejar abierta la posibilidad de que todo no sea lo que parece, aunque los indicios indiquen una fiabilidad del 99,99%. Son ideas que, en algún momento, pensamos que eran la mejor de las opciones y, sin darnos cuenta, les otorgamos … Seguir leyendo…

Causa y efecto

causa y efecto

A veces me sorprendo intentando entender reacciones, actitudes, palabras y un sinfín más de situaciones extrañas que llaman mi atención por no ser, a mi parecer, demasiado “lógicas”. Si cada persona es un mundo, su manera de actuar puede seguir infinitos senderos que a veces son desconocidos incluso para el propio caminante. Pero, aún así, no puedo evitarlo y busco la causa que causó el efecto en un porqué que … Seguir leyendo…

Llorarlo todo

Llorar

Lo reconozco, soy una persona llorona. No una persona triste, debilucha, dramática o victimista. No. Soy llorona, con todos sus pros y sus contras. Y es que tengo una facilidad innata para que, en determinadas situaciones con un nivel de emotividad ligeramente algo más elevado del habitual, se me erice la piel, mi nariz se ponga roja, se me atragante un enorme nudo en la garganta y mis ojos vidriosos … Seguir leyendo…

Uso de cookies

Este blog utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para su uso y aceptando la política de cookies.

ACEPTAR